Unas lámparas de techo artesanales hechas con calabaza. Como su nombre indica, plafonos, que en esperanto significa de techo, son lámparas diseñadas para colgar del techo y ofrecer una cálida y agradable luz, que a la vez crea unas bonitas sombras en la pared.

Están talladas cuidadosamente mediante agujeros que crean diferentes dibujos.

De la calabaza sale un cable marrón decorativo trenzado.

La fijación con el techo es mediante un gancho que esta disimulado con una cabeza de calabaza que la hace muy decorativa y sigue la línea ecológica que dan las calabazas.