Hoy vengo a hablaros de otro de los posibles depredadores que podemos encontrarnos en nuestro huerto. Esta temporada nos topamos con unos huevos muy pequeñitos agrupados en las hojas de nuestras calabazas. Investigando un poco llegamos a la conclusión de que podrían tratarse de huevos de chinches.

Huevos de bichos en hojas

 

Estos huevos eclosionarían dando lugar a las chinches, unos insectos chupadores que absorben la savia de los tejidos vegetales. Producen necrosis en los tejidos por amarilleamiento, deformación y desecado de las hojas. Así que, si observamos estas alteraciones en nuestras hojas o frutos, deberemos estar atentos si el cultivo está siendo afectado por las chinches.

 

En nuestro caso, al tratarse de una parte no demasiado grande del cultivo procedimos a un control manual de estos y no tuvimos mayores problemas. Pero hay diferentes opciones que podemos utilizar en caso de que la plaga “se nos escape de las manos”.

 

Estos parásitos son difíciles de controlar mediante insecticidas ecológicos (nim, pelitre), mientras que las decocciones de ajenjo o tanaceto (fitoestimuladores o repelentes) y el preparado de extracto de ajos, guindillas y cebollas (insecticidas naturales), alternándolo con fumigaciones de jabón potásico se ha visto que da buenos resultados. Probadlo y ya nos contareis vuestras experiencias!

 

 

DECOCCIÓN DE AJENJO (Artemisia absinthium) O TANACETO (Tanacetum vulgare)

 

Se hierven las plantas medicinales en una olla tapada durante 10-30 minutos. Se deja reposar media hora o, preferiblemente, hasta que enfríe la decocción antes de filtrar. De esta manera, quedan disueltos la mayoría de los principios activos fitoestimuladores, a excepción de aquellos termosensibles.

 

 

Para saber cómo preparar el extracto, podéis dirigiros al post sobre extractos vegetales que escribimos.

 

En cuanto a los topos, quien no ha visto alguna vez esos surcos que dejan en nuestros terrenos? Nosotros utilizamos una botella de plástico a la que le hemos hecho una especie de ventanitas para que gire por acción del viento. Metemos esta botella por el agujero superior en una vara clavada al suelo, y el ruido que produce al girar por el viento ahuyenta a los topos. Nosotros de momento no hemos visto ni uno.

ahuyentar topos de manera ecologica

Pero también tenéis otras alternativas más o menos fáciles, como el uso de humo o de olores intensos.

Guardar