METODOS DE SECADO DE LAS CALABAZAS

calabazas peregrino secandose colgadas

Hoy trataremos las diferentes formas de secado de las calabazas que he ido encontrando. Parece algo sencillo pero yo ya he perdido más de una calabaza por el moho. Para el secado he encontrado 5 métodos. Pero os explicare primero el método que siempre he usado yo y con el que he conseguido secar un gran número de ellas.

Para empezar el fruto hay que cogerlo maduro, no importa si la planta se seca. La calabaza puede aguantar bien al aire libre aunque es preferible recolectarla antes de que lleguen las grandes lluvias de otoño/invierno.

En principio la calabaza aguanta bien el frío y la humedad, pero en mi caso he visto que muchas calabazas comenzaban a agrietarse y a estropearse por la humedad (ya que vivo en un lugar bastante húmedo). Si vives en un lugar más cálido no habrá problema de secar la calabaza al aire libre e incluso en la misma planta.

Lo dicho, una vez recolectada la planta yo las coloco una a una, sin que se amontonen, en el trastero, un sitio con ventilación y que no contenga mucha humedad.

Calabazas secandose en la oscuridad

Las calabazas que os muestro en la foto están demasiado verdes para su recolección, pero tuve que recogerlas debido a que un bicho me las estaba estropeando y si seguirían en la planta habrían quedado feísimas.

Siguiendo con el tema del secado. Una vez colocadas espaciadamente para que el aire pase entre ellas, solo os tocara esperar. Una calabaza puede durar de 2 meses a 6 meses el secado, dependiendo del sitio donde la tengáis secando (si es más húmedo, menos húmedo…)

Durante ese tiempo, deberéis de ir vigilándolas cada semana, observando si les sale moho. Para eliminar el moho lo que yo utilizo es un paño seco, con el que rasco la parte enmohecida hasta eliminar todo. Hay que decir que una vez que le salió el moho a la calabaza, se volverá a reproducir en la misma zona, así que habrá que ir vigilándola más a menudo para evitar tener sorpresas de mal gusto.

Este año recolecte unas calabazas demasiado verdes, las puse a secar y todo parecía ir correctamente. Un día fui a hacer la rutinaria inspección a la búsqueda de moho. Encontré todo el cuello de la calabaza (la unión entre el tallo y la calabaza) totalmente enmohecido, por lo que fui a quitárselo con un paño. Cuál fue mi sorpresa que cuando fui a frotarla la calabaza estaba tan blanda que incruste los dedos dentro de la calabaza, destrozándola.

Conclusión: Las calabazas hay que recolectarlas lo más maduras posibles para evitar problemas con su secado.

Espero que os haya servido de ayuda esta publicación. La próxima vez os hablare de otros tipos de secado para que elijáis el que más os guste.

Un placer.

www.kuialamparas.es

¡Compartir esta Entrada!

Sobre el Autor: admin

1 Comentario

  1. miguel 17 Sep, 2018 a 4:24 pm - Responder

    gracias por tus observaciones, para los que nos estamos aficionando son de gran ayuda. un cordial saludo.

Dejar comentario

Su correo electrónico no sera publicado.